Desde la oscuridad

En una época como esta, llena de buenos deseos, todos parecemos tener un gran corazón. ¿Cuál es entonces el problema de la humanidad? Según un discurso popular en estos días, si hacemos desaparecer banqueros, políticos y aprovechados, se acabará la crisis. El problema es que aquí nadie es responsable de nada. Todos somos víctimas. La recientemente fallecida Gita Serini fue una mujer intrigada por el problema del mal. Nacida en Austria, volvió al colegio en el año 34 cuando su tren paró en Nuremberg, y asistió allí a los trece años a una de las grandes concentraciones Nazis…
¡Escucha este programa de “Entrelíneas” para saber más!
Sigue leyendo

Anuncios